LINK ALAC

Si no puede visualizar correctamente este newsletter, haga click aquí | Descargue aquí en PDF

¿Qué es?
El virus del papiloma humano (VPH o HPV en inglés human papilomavirus) es un virus ADN perteneciente a la familia de los Papillomaviridae y constituye una de las enfermedades de transmisión sexual más comunes.
Se conocen más de 100 tipos virales según el tipo de epitelio que infectan, en relación a su patogenia oncológica, se clasifican en tipos de alto y de bajo riesgo.
La mayoría de las infecciones por HPV son asintomáticas, transitorias y resuelven sin ningún tratamiento, sin embargo algunas pueden originar lesiones o cáncer.
 


¿Cómo actúa el HPV en las células del cuerpo?
Como todos los virus de esta familia, los HPV sólo establecen infecciones productivas en el epitelio estratificado de la piel y mucosas de humanos. Éstas se dividen en dos faces:



Al final de la fase tardía una célula infectada en fase latente puede ser activada para fabricar ADN celular. Muchas células infectadas pierden el genoma viral y revierten a su estado normal pero otras ocasionalmente integran el genoma viral con el ADN de las células normales permitiendo una transformación permanente que puede desencadenar en un cáncer.

¿Quiénes pueden adquirirlo?
El HPV infecta el tracto genital inferior: vulva, vagina, cuello uterino y región perianal. Aunque es más frecuente en las mujeres, el hombre también puede infectarse por HPV presentando lesiones semejantes a las de las mujeres, se expresan como verrugas planas, (condilomas) o como manchas en el pene y/o región perianal. Si bien el porcentaje de infección en el hombre es menor, muchas veces éste actúa como reservorio y transmisor.
 
¿Cómo se transmite?
El HPV se transmite mayormente por contacto piel-piel, principalmente durante el contacto en la penetración genital (sexo vaginal o anal), aunque también puede transmitirse, en un menor porcentaje, por contacto genital sin penetración (ej, sexo oral).
Pese a que el HPV puede detectarse en objetos inanimados, como prendas o superficies, no se han reportado casos de contagio por esta vía.
Una mujer embarazada portadora de un condiloma genital puede transmitir el virus al recién nacido por contacto directo durante el parto, tratándose de una infección de difícil resolución denominado en la jerga médica como Papilomatosis Laríngea, justamente por la aparición de verrugas o papilomas en la laringe del niño. Los síntomas más característicos son ronquera y dificultades para comenzar a hablar. También existe la posibilidad de contagio en otras partes del cuerpo, como ser la mucosa bucal, labios, aparato digestivo y vías aéreas en general. Cuando estas lesiones son visibles el diagnóstico de contagio en el parto se hace más fácil ya que la madre manifiesta que el hijo tuvo dichas lesiones desde el nacimiento.

 
¿Algunos factores que aumentan las posibilidades de contagiarse?
Ser menor de 25 años.
Alto número de parejas con actividad sexual.
Actividad sexual desarrollada a temprana edad.
Que el hombre tenga o haya tenido muchas parejas.
 
¿Qué puede desencadenar la presencia del virus HPV?
La infección genital por HPV de bajo riesgo es mayormente asintomática y transitoria sin embargo, algunas veces, puede desencadenar la aparición de verrugas (condilomas) en mujeres y hombres. La infección persistente de alto riesgo puede (en una minoría de casos) dar lugar a cáncer cervical, cáncer de vulva, vagina y ano en mujeres, o cáncer de ano y pene en hombres.
Se ha comprobado que la causa necesaria del cáncer de cuello uterino es la infección por el HPV (1). Existe una asociación de más del 99% entre el HPV y el cáncer de cuello de útero (2).
 
Incidencia
El HPV es una de las enfermedades de transmisión sexual más frecuente en la actualidad.

El estudio poblacional que se llevó a cabo en la Argentina sobre prevalencia de ADN del HPV, en el marco de un Proyecto Multicéntrico de la Agencia Internacional de Investigaciones sobre Cáncer de la Organización Mundial de la Salud (IARC-OMS), confirmó estos porcentajes para la Argentina. En la mayoría de los casos, alrededor del 90% son infecciones transitorias y de regresión espontánea, y están relacionadas con la respuesta inmunitaria del huésped (6).
 
Prevención y detección
La mayor parte de la gente infectada por HPV desconoce que lo está, ya que es inicialmente indoloro y suele pasar desapercibido.
La prevención debe empezar en la adolescencia, promoviendo el uso de preservativo y la monogamia.
Es fundamental llevar a cabo un control periódico en las mujeres, ya que la realización de una citología y una colposcopía anual puede ser la manera de detectar y tratar lesiones evitando el desarrollo de un cáncer de cuello uterino.

Es muy importante recalcar que los casos de cáncer cervical ocurren en un 50% de las veces en mujeres que nunca se han controlado, de manera que los controles (screening) ginecológicos correspondientes son fundamentales para prevenir el desarrollo de un cáncer.
Para ampliar la información, click aquí: http://www.msal.gov.ar/inc/ciudadanos_ccut_prevencion.php
 
Vacuna
Existe en la actualidad una vacuna para HPV que a partir del año 2011 es gratuita y obligatoria en Argentina para todas las niñas de 11 años.
Se indica en la etapa pre-pubertal pues es en esta etapa en la cual la vacuna tiene mayor éxito. Se aplica en tres dosis. La segunda a los 2 meses de la primera dosis y la tercera a los 4 meses de la segunda (6 meses de la primera).
Se administra en forma intramuscular en la parte superior del brazo, en la región deltoidea o en la zona antero lateral del muslo.
Esta vacuna fue aprobada por la FDA en Estados Unidos y las autoridades Nacionales (ANMAT). Protege contra el contagio de los Virus HPV 6, 11, 16 y 18, por lo tanto es una vacuna cuadrivalente. No se han realizado estudios específicos de la vacuna en mujeres menores de 9 años o en embarazas, por ello la vacunación no debe llevarse a cabo en estas poblaciones. Durante la lactancia puede administrarse ya que fue probada en 995 mujeres amamantando, no habiéndose registrado efectos colaterales ni en las madres ni en los lactantes. Esta vacuna debe ser complementaria a los chequeos ginecológicos correspondientes.
Vacunarse no implica que no deban realizarse dichos controles a posteriori.

www.hpvmedicalcenter.com.ar
HPV MEDICAL CENTER.

www.bmj.com/content/344/bmj.e4168.pdf
(Frequency and risk factors for prevalent, incident, and persistent genital carcinogenic human papillomavirus infection in sexually active women: community based cohort study)

http://cid.oxfordjournals.org/content/45/5/609.full.pdf+html
(Quadrivalent Human Papillomavirus Vaccine)

http://jnci.oxfordjournals.org/content/102/5/325.full.pdf+html
(Impact of Human Papillomavirus (HPV)-6/11/16/18 Vaccine on All HPV-Associated Genital Diseases in Young Women)

Referencias

1-Bosch FX, Lorincz A, Munoz N, Meijer CJ, Shah KV. The causal relation between human papillomavirus and cervical cancer. J Clin Pathol, 2002.
2-Castellsagué X et al. Worldwide Human Papillomavirus Etiology of Cervical Adenocarcinoma and Its Cofactors: Implications for Screening and Prevention. IARC, Multicenter Cervical Cancer Study Group, 2006.
3-International Agency Cancer for Research in Cancer. Incidence and Mortality Worldwide in 2008 Globocan. [en línea]. OMS/IARC. [consulta: 9 de noviembre de 2011]. Disponible en: http://globocan.iarc.fr/
4-Dirección de Estadísticas e Información en Salud. DEIS: estadísticas vitales. Información básica Año 2009. [en línea]. Buenos Aires: Ministerio de Salud de la Nación, 2010. [consulta: 9 de noviembre de 2011] Disponible en:
http://www.deis.gov.ar/publicaciones/archivos/Serie5Nro53.pdf
5-Rivera R, Aguilera J, Larraín, A. Epidemiologia del Virus Papiloma Humano (HPV).Rev Chil Obstet Ginecol, 2002, 67(6):501-506.
6-Moscicki A et al. Regression of low-grade squamous intra-epithelial lesions in young women. Lancet, 2004, 364:1678-1683.

"Hay quienes dan con alegría y esa alegría es su premio"
Khalil Gibran
  
Si usted no desea recibir este newsletter, por favor, responda a este envío con asunto Remover.